7 de ene. de 2012

LA FLEXIBILIDAD Y LA FUERZA

En la publicación anterior se hablaba de las cuatro características físicas de la danza. Hoy nos vamos a detener en dos de ellas: la flexibilidad y la fuerza:

La flexibilidad es la capacidad que tienen los músculos de nuestro cuerpo para alargarse. Es importante en la danza ya que nos permitirá un amplio movimiento de piernas, torso y brazos.
Los niños pequeños gozan de mucha flexibilidad ya que no existe tensión en sus cuerpos y su musculatura está aún en proceso de formación. Es muy importante, por tanto, potenciar esta capacidad básica.
Durante la edad preescolar es el mejor momento en el que se pueden trabajar ejercicios de estiramientos para ganar elasticidad. Si se trabaja de bien pequeños irán evolucionando rápidamente.

Es muy importante durante este trabajo respirar de una forma tranquila para enviar oxigeno a nuestros músculos y permitir de esta forma que se relajen y se alarguen cada vez más. A la hora de estirar yo recomiendo no dar rebotes por ejemplo con el cuerpo para intentar llegar al punto máximo de estiramiento. Esto podría provocar lo que seria conocido como un “tirón”, es decir, una ruptura o esguince muscular o fibrilar, al someter nuestro cuerpo a un golpe seco. 

Algunos ejercicios que se podrían realizar con los más pequeños en una clase de danza serian básicamente ejercicios como:

-          Sentados en el suelo estirar las piernas rectas y juntas delante del torso e intentar tocar con la nariz nuestras rodillas. Se puede empezar con las rodillas dobladas y poco a poco irlas estirando hacia el suelo.
-          En la misma posición levantar una pierna hacia arriba y acercarla hacia la nariz. Con este ejercicio tanbien se trabaja el equilibrio.
-          Sentados en el suelo esta vez con las plantas de los pies tocándose y doblando las rodillas formando un rombo con nuestras piernas se intenta tocar con la nariz los pies.
-          Sentados en el suelo y en un círculo se estiran las piernas hacia los laterales de modo que los niños puedan tocarse con los pies de los de al lado y forman una especie de estrella con las piernas de todos. En esta posición se puede jugar a tocar las rodillas con la nariz o a tocar el suelo.
-          Para trabajar la elasticidad de brazos en esta última posición se puede jugar a que somos aviones estirando los brazos hacia los laterales y moviéndolos como una hélice. Se les pregunta a los niños hacia donde quieren viajar, se escoge un destino, movemos los brazos simulando el movimiento de un avión y finalmente llegamos a nuestro destino quedándonos estirando uno de los brazos hacia el lado contrario con el torso doblado de lado. Se va repitiendo para trabajar los dos brazos.

Los niños normalmente llegan a la clase con muchas ganas de abrirse de piernas y con ganas de hacer lo que conocemos como el “espagat”, posición que se realiza en el suelo estirando una pierna hacia delante y la otra hacia detrás manteniendo el torso hacia arriba.
Podemos trabajar este tipo de estiramientos más complejos con los niños pero siempre con mucho cuidado y suavidad, nunca deberemos forzarles. La musculatura de sus cuerpos se irá dando de forma progresiva, no tenemos que tener ninguna prisa.

Otra característica física que tiene que ver con la musculatura del cuerpo es la fuerza, que es la capacidad que tienen nuestros músculos para soportar o vencer una resistencia a la que se somete el cuerpo.
La fuerza muscular se gana tonificando el cuerpo con ejercicios repetitivos que trabajan cada parte de nuestro cuerpo.
Los huesos, músculos y tendones de los niños pequeños se están formando y aún son muy frágiles para trabajar la fuerza, de modo que en estas edades tan tempranas yo no trabajaría ejercicios repetitivos de tonificación sino que lo más correcto sería utilizar ejercicios para tomar conciencia del cuerpo como:

-          Trabajo de pies: Sentados en el suelo con las piernas estiradas y juntas delante el torso estirar las puntas de los pies como si el dedo gordo quisiera tocar el suelo. Se puede ir repitiendo este ejercicio haciendo pequeñas pausas para descansar los pies.
-          Trabajo de espalda: En la misma posición anterior estirar la espalda hacia arriba junto con los brazos y alargarla al máximo, como si quisiéramos tocar el suelo. También iremos repitiendo el ejercicio haciendo pausas entre medio.

Con estos tipos de ejercicios los niños aprenderán a valorar su trabajo.
Ellos llegan a la clase pensando que son capaces de hacerlo todo, y verán que en realidad no es tan fácil como pensaban. Descubrirán que si cada día se esfuerzan un poquito irán evolucionando y cada vez conseguirán más logros. Aprenderán que es importante esforzarse para llegar a un fin. Al mismo tiempo irán cogiendo disciplina.

A continuación les dejo con un video cortito donde se realizan ejercicios de este tipo.


3 comentarios:

  1. ¡¡¡Que blog tan interesante!!!

    La verdad es que nunca me había planteado que la danza en los pequeños aportara tantas ventajas y tan positivas.

    Gracias por las explicaciones y los vídeos son geniales!!

    ResponderEliminar
  2. Esto de trabajar con niños es todo un mundo. Fantasticas explicaciones, y los videos muy divertidos.

    La verdad que enseñar es una cosa complicada, y encima que se lo pasen bien. Como tu has dicho las dos cosas tienen que ir ligadas!

    Gracias por los consejos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Alba, me llamo Laura y yo también doy clases de pre ballet a niños pequeños, Me gusta mucho tu blog, gracias por tus escritos.

    ResponderEliminar